drag_handle

#RECETA Riquísimos cupcakes que se preparan en un santiamén

Por Mariana Toledano

Hay personas a las que simplemente la cocina no se les da, mucho menos la panadería o la repostería. Eso no quiere decir que se tengan que privar de la dicha de hornear unos ricos cupcakes para después comerlos en un momento de antojo, por que con la receta que les compartimos hoy, seguro les quedan perfectos —comprobado—.

La maravilla de este postre reside en uno de sus ingredientes, usar aceite de oliva Borges con sabor a mantequilla, esto hace la mezcla más ligera y fácil de preparar, además de que es más saludable.

El resultado será unos cupcakes de vainilla muy básicos con frosting de queso. Si te animas puedes un poquito de nueces, pasas o alguna esencia para que te queden más ricos y pintar de colores el frosting. Recuerda que, como dice el chef Ivan Millán, la repostería es una ciencia exacta, así que toma nota de los ingredientes que necesitas. ¡Manos a la obra!

Ingredientes

Cupcakes

  • 250 gramos de harina
  • 9 gramos de polvo para hornear
  • 250 mililitros de aceite de mantequilla Borges
  • 175 gramos de azúcar refinada
  • huevos
  • 1/2 taza de agua 

Frosting de queso

  • 375 gramos de queso crema 
  • 115 gramos de azúcar glass
  • 35 gramos de mantequilla sin sal
  • Colorantes comestibles
  • Esencia de vainilla
  • Capacillos de colores para cupcakes

Preparación

Cupcakes de vainilla

Precalentar el horno a 170 grados C. Mezclar el polvo para hornear y pasar por un colador. Reservar. Batir el azúcar con el aceite de mantequilla Borges y añadir los huevos uno a uno hasta obtener una mezcla homogénea e incrementar su volumen.

Agregar los polvos en forma de lluvia hasta incorporar todo y añadir el agua poco a poco. Poner los capacillos en una charola para cupcakes y rellenar con la mezcla hasta la mitad de la capacidad del capacillo.

Hornear de 15 a 20 minutos o hasta que estén bien cocidos. Dejar enfriar a temperatura ambiente.

Frosting de queso crema

Batir el queso crema, la mantequilla y el azúcar glass hasta obtener una mezcla homogénea sin grumos y añadir el colorante de su elección.

Colocar la preparación anterior en una manga pastelera con duya y con un movimiento circular, decorar los cupcakes una vez que estén fríos.