Vino naranja: más que innovación, una tradición de miles de años
Animal Gourmet

Hay una gran cantidad de vinos, desde los típicos blanco, tinto y rosado, hasta los más originales como el azul. En este mundo se inserta el vino naranja, un tipo de vino que es igual de antiguo que otros.

La región del Cáucaso vio nacer el vino naranja hace unos 4 mil años, específicamente en Georgia, y hoy, beberlo es una tendencia en crecimiento, justo como lo fue el rosado desde hace un tiempo.

También te puede interesar:

-Agitar el mundo con vino azul.

-El color del vino (y los secretos que esconde).

¿Por qué es naranja?

El vino naranja es básicamente un vino blanco con espíritu de tinto que se elabora con uvas blancas.

Para el vino blanco, el mosto -el jugo de la uva- se deja fermentar solo, pero para el naranja se deja macerar con las pieles de las uvas durante semanas o meses. A más tiempo, más color.

Esta tradición georgiana pronto se extendió a Eslovenia y a partir de ahí al mundo. Italia y Francia, productores de vinos, fueron dos de los países que también lo adoptaron.

En Georgia la tradición era fermentarlo en barricas o ánforas que después eran enterradas o semienterradas en el suelo.

Sus sabores

Los vinos naranjas son frescos como el vino blanco pero tienen un gran carácter como un vino tinto.

A pesar de que al olfato pueden tener toques dulces o florales, el sabor es principalmente seco.

Al maridar lo ideal es hacerlo con pescados y carne, aunque esto no es una regla.

vino naranja

¡No son lo mismo!

Existe un vino que cuenta con denominación de origen llamado Vino Naranja del Condado de Huelva que no es lo mismo que el vino naranja así, a secas.

A diferencia de los vinos naranjas, el vino de Huelva sí utiliza este cítrico.

Para elaborarlo se utiliza uva procedente de la zona de Huelva o Málaga y debe tener al menos un 75% de vino en el total de su volumen para considerarse como tal.

El vino se deja macerar con cortezas de naranja amarga previamente desecadas por 6 meses mínimo en depósitos o barricas con una capacidad máxima de 650 litros.

Su sabor final es dulce con toques cítricos y es considerado una bebida que va bien con postres, aunque los más arriesgados lo consideran buen maridaje para el pescado.

Podrás distinguir los vinos naranja y el vino de Huelva por su color.

El vino del Condado de Huelva tiene un color amarillo pálido, mientras que los vinos naranaja van desde los tonos anaranjandos hasta marrones dependiendo del tiempo de maceración de la uva.

vino naranja