Cómo hacer pasta de hojaldre en casa y unos tips para aprovecharla
Animal Gourmet

Una base con láminas de masa que tiene sabor increíble a mantequilla y queda perfecta tanto en preparaciones dulces como saladas no puede ser otra cosa que pasta de hojaldre.

Lograr el pay perfecto o incluso algunas piezas de pan es posible si dominas el arte de prepararla en casa. Tiene su chiste saberla hacer, pero con estos tips te va a quedar perfecta y podrás utilizarla en más cosas de las que crees.

Te puede interesar:

Cinco buenos motivos para hacer pan brioche y una receta

Recetas de postres rápidos y ricos para hacer en menos de media hora

Su majestad, la pasta de hojaldre

Algo maravilloso que sucede cuando al morder lo que sea que esté preparado con pasta de hojaldre es esa sensación laminada y crujiente que nos vuelve locos.

La cosa no para ahí, el sabor a mantequilla, algunas notas dulces y saladas completan el camino al Olimpo.

En la cocina francesa clásica hay millones de recetas de pastas diferentes. Que si la choux para hacer éclairs; que si la masa quebrada para las tartas; la danesa que hace los increíbles croissants… Los chefs pasteleros no perdieron el tiempo para ponerse creativos.

Pero hay una que sobresale entre todas y es la pasta de hojaldre. No precisamente por ser la más sencilla pero definitivamente sí por ser un primer acercamiento al cielo.

Su preparación es larga y todo el secreto está en el manejo de la temperatura.

Sólo usa tres ingredientes básicos (harina, sal y agua) y después se estira para incluir a la reina mantequilla, envolverla y así formar las capas.

¿Cómo que envolverla para hacer capas? Sí. Un bloque de mantequilla de aproximadamente medio centímetro de espesor es abrazada por la masa y estirada varias veces -llamadas vueltas- para llegar a la consistencia ideal.

Ojo aquí. Las vueltas implican doblar la masa estirada en forma de cartera y estirar siempre por el mismo lado con espacios de refrigeración entra cada una. Es complejo pero no tanto como se escucha.

Entre más vueltas tenga serán más láminas aunque no te emociones: a partir de la tercera se comenzarán a perder a reserva de que lo hagas con mucha más mantequilla.

La receta para hacer hojaldre

Ingredientes

  • 250 gramos de mantequilla fría
  • 250 gramos de harina de media fuerza
  • 125 mililitros de agua fría
  • 5 gramos de sal
  • Harina para espolvorear la mesa

Procedimiento

  1. Cubrir la mantequilla con plástico transparente y aplanar con un rodillo hasta formar un cuadro uniforme que tenga aproximadamente medio centímetro de espesor. Reservar en refrigeración.
  2. En un recipiente, integrar la harina con la sal y agregar el agua poco a poco hasta formar una masa elástica que no se pegue a los dedos. Envolver en plástico transparente y refrigerar.
  3. Extender la masa hasta formar un cuadrado grande de aproximadamente medio centímetro de espesor.
  4. En el centro, colocar el bloque de mantequilla y envolverlo con la masa que sobra de los bordes en forma de sobre.
  5. Hacer la primera vuelta: Estirar la masa a lo largo con la intención de que el cuadrado se vuelva un rectángulo del triple de largo. 
  6. Doblar las esquinas hacia el centro sin que se empalmen pero que queden juntas. Doblar la masa por la mitad y girar a la izquierda. Cubrir con plástico transparente y refrigerar por 30 minutos. (recomendamos poner una marca para reconocer los lados)
  7. Sacar la masa y hacer la segunda vuelta: estirar nuevamente a lo largo hasta que triplique su longitud. Doblar de la misma manera que en la primera vuelta y girar a la izquierda. 
  8. Empacar en plástico transparente y refrigerar otros 30 minutos.
  9. Pasado ese tiempo hacer la tercera vuelta: estirar nuevamente a lo largo hasta que triplique su longitud. Doblar de la misma manera que en la primera vuelta y girar a la izquierda. 
  10. Refrigerar 30 minutos y estará lista para usarse.

¿Y ahora para qué la utilizo?

pasta de hojaldre
Así luce una pastade hojaldre cuando se utiliza para hacer orejitas.

La pasta de hojaldre es una increíble base para pastes y aguanta muy bien cuando la quieres rellenar. Por ese motivo es el esqueleto de la empanada gallega (mejor conocida como hojaldre de atún) o hay quien la utiliza para pays, quiches y tartas.

Si le vas más a los dulces puedes hacer increíbles orejitas espolvoreando algo de azúcar encima, banderillas o el tradicional pastel mil hojas.

¿Buscas algo rápido y ya tienes tu pasta de hojaldre lista? Prueba envolver espárragos con tocino y una tira de tu masa favorita y hornea durante 15 minutos. Se vuelven una botana adictiva o la guarnición perfecta.

Si quieres un bocadillo cumplidor seguro puedes utilizarla para hacer volovanes. Sólo haz dos trozos del mismo tamaño y haz un agujero en uno. Con yema de huevo pégalos y hornea. 

Si eres carnívoro de corazón te tenemos buenas noticias. El Filete Wellington es un platillo que puedes preparar con pasta de hojaldre y hay pocas cosas que quedan tan ricas y lucidoras como esta receta.

¡Te amamos, hojaldre!