Los mejores buñuelos navideños y sus recetas para prepararlos en casa
Animal Gourmet

De viento, de rodilla o incluso salados, los buñuelos navideños son algo que no puede faltar esta temporada. Un postre de masa crujiente y endulzada no puede salir mal y menos cuando lo acompañan una humeante taza de ponche, vino caliente o cafecito de olla.

Tienen sus orígenes en la Edad Media, cuando los árabes ocupaban España. La delicia es tal que han sobrevivido al paso del tiempo y las recetas se han multiplicado para hacer cosas muy originales en también México, Colombia y Sudamérica

Cada uno tiene una historia o una razón de cocinarse y comerse de acuerdo a la estacionalidad, en función a fiestas religiosas o, simplemente, por el simple gozo que siempre implica la “masita frita”. 

Te puede interesar:

Seis recetas de postres originales para Navidad o Año Nuevo

La Navidad mexicana: entre bacalao y romeritos

Un buñuelo no necesariamente es dulce: puede prepararse con pescado, relleno de carne o con queso; sin embargo, las versiones de postre automáticamente nos remiten a las fiestas y celebraciones. Te contamos de los tres más populares en nuestro país.

Los clásicos de feria: receta de buñuelos de rodilla

postres méxico

La tradición española vino a México con todo y su harina de trigo y la manteca con la que la fríen para hacer deliciosos buñuelos.

La receta tradicional evolucionó hasta lo que se encuentra hoy en cada feria de pueblo: un disco grande, frito y bañado en salsa de piloncillo.

Ricardo Muñoz-Zurita, en su diccionario Gastronómico de México, habla de una preparación que utiliza harina, levadura, huevo y azúcar que, después de dejarse reposar se estira y entra en fritura profunda.

Antes de que existiera el polvo para hornear -que a todos nos hace la vida más sencilla si no dominamos el arte de la levadura- se utilizaba cáscara de tomate verde que, al hervirse, servía para prácticamente lo mismo.

Se les llama de rodilla pues la forma más clásica de dar la enorme y característica forma a estos buñuelos era apoyándose en una rodilla y estirando la masa. Se pueden hacer de todos los tamaños y aquí te decimos cómo.

Ingredientes

Para los buñuelos

  • 1½ tazas de harina de trigo 
  • 1 taza de agua
  • 2 Cucharadas de mantequilla 
  • ½ cucharadita de sal 
  • 1 cucharada de extracto de vainilla 
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • 2 litros de aceite

Para la salsa de piloncillo

  • 1 cono de piloncillo
  • La cáscara de 1 naranja
  • 1 raja de canela
  • ½ taza de agua

Procedimiento

  1. Extender la harina dejando un hueco en el centro. Mezclar los ingredientes secos y verter el agua, la mantequilla y la vainilla.
  2. Mezclar hasta lograr una masa uniforme; colocar en un recipiente, tapar y dejar reposar por 20 minutos.
  3. Hacer la salsa de piloncillo: colocar todos los ingredientes en una cacerola y dejar infusionar hasta que hierba y tome una consistencia melosa.
  4. Porcionar la masa en bolitas de 50 gramos y dejar reposar 10 minutos más. 
  5. Untar aceite en las manos y comenzar a estirar con ayuda de una olla o sartén o superficie redonda para que sirva de guía para dar forma.
  6. Poner aceite a calentar en una olla a fuego medio-alto y freír los buñuelos ya estirados.
  7. Escurrir en papel absorbente y bañar con la salsa de piloncillo. Servir.

Buñuelos de viento: tan guapos que ganan un concurso de belleza

buñuelos
Foto: Paloma García Castillejos

Estos buñuelos son de una masa más líquida, lo que los hace delgados y crujientes, deliciosos para un antojo de media tarde.

Se preparan con moldes especiales sin los cuales es imposible dar esas formas tan bellas y navideñas. Estos moldes se consiguen en tiendas especializadas y entre más grueso sea el metal con el que están fabricados, mejor será el resultado.

A estos moldes hay que tratarlos con mucho cariño. Para que no sea un desastre preparar buñuelos de viento, se recomienda calentar los moldes en el mismo aceite donde sucederá la fritura con por lo menos treinta minutos de anticipación.

Se espolvorean con azúcar y canela aunque puedes innovar y agregar cardamomo, clavo o incluso nibs de cacao molidos.

Ingredientes

  • 1 taza de harina
  • 1 taza de leche
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • 1 Cucharada de azúcar
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de esencia de vainilla
  • 1 huevo
  • 2 litros de aceite
  • c/s de azúcar y canela para espolvorear.

Procedimiento

  1. Poner aceite en una olla de tamaño grande a fuego medio-alto. Calentar los moldes ahí mismo.
  2. Mezclar el harina con la sal, azúcar y polvo de hornear.
  3. Incorporar la leche, el huevo y la vainilla hasta lograr una consistencia libre de grumos.
  4. En papel absorbente, escurrir los moldes  del exceso de aceite y sumergir tres cuartas partes en la mezcla cuidando que no cubra por completo el molde.
  5. Introducir al aceite y desmoldar con ayuda de un palillo. En cuanto comience a endurecer, retirar el molde por completo y dar la vuelta para que la cocción sea pareja (aproximadamente un minuto por lado)
  6. Cuando tome color y esté completamente sólido, sacar del aceite y escurrir en papel absorbente.
  7. Dejar enfriar y espolvorear con azúcar y canela.

Puro sabor navideño: los de manzana

Bolitas de manzana fritas, ¡un postre sencillo y sabroso!

Aunque tienen una apariencia muy similar a una croqueta, también se llaman buñuelos a las bolitas que se rellenan con diferentes productos cubiertos con una capa de masa y posteriormente se endulzan.

Elegimos los de manzana pues es una fruta de la temporada cuyos sabores y aromas se aprovechan de muchas maneras en Navidad.

Ingredientes

  • 2 huevos
  • 2 cucharaditas de harina de trigo cernida
  • ½ taza de leche fría
  • 50 gramos de azúcar
  • 1 pizca de sal
  • 3 manzanas
  • c/s de pan molido
  • 2 litros de aceite
  • c/s de azúcar y canela

Procedimiento

  1. Precalentar el aceite en una olla a fuego medio-alto.
  2. Batir en un tazón los huevos hasta que esponjen o doblen su volumen.
  3. Agregar la harina y mezclar hasta obtener una preparación espesa. 
  4. Incorporar la leche fría, el azúcar y la sal y batir hasta obtener una preparación homogénea y sin grumos.
  5. Porcionar las manzanas en cubos pequeños de 2 x 2 centímetros y pasar por harina.
  6. Sumergir en la mezcla de harina y pasarlas por pan molido.
  7. Freír hasta que se doren.
  8. Escurrir y dejar enfriar.
  9. Espolvorear con azúcar y canela.