drag_handle

Una receta de pastel de chocolate para gritar ¡Bruce, Bruce, Bruce!

Por Paloma García

Esa escena de película que a todos nos marcó en la infancia en donde un niño se come un pastel de chocolate gigante entero definitivamente merece un homenaje con una receta.

Aceptémoslo. Bruce Bolaños, el amiguito de Matilda, hizo lo que muchos quisimos: comer un enorme pastel de chocolate, de esos monchosos, húmedos en el interior cuyo betún se ve tan cremoso y lleno de sabor que dan ganas de que nunca se acabe.

No sólo eso, logró que la escuela entera lo ovacionara después de semejante acto de gula; y aunque te recomendamos que tú sí lo compartas, lo hagas con alguien que verdaderamente ame el chocolate con todo su corazón pues esta receta no es nada más que un homenaje a este maravilloso ingrediente.

La receta más fácil de pastel de chocolate

Sí. El cielo es alcanzable en una rebanada de pastel y lo mejor del caso es que es verdaderamente fácil de preparar.

Anímate a revivir a tu niño interior, alista tu mandil y estate pendiente de las aspas de la batidora porque, aunque nuestras mamás decían que hace daño, la masa cruda de este pastel también es una obra de arte.

Si eres de los que se empalagan pero aún así, como Bruce, sigues comiendo, prepárate una buena taza de café o un vaso de leche bien fría.

Ingredientes

receta pastel de chocolate

Para el pastel

  • 2 tazas de agua caliente
  • 1 taza de cocoa
  • 2 1/2 tazas de harina
  • 1 taza de aceite
  • 2 tazas de azúcar
  • 1 1/2 Cucharada de polvo para hornear
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 5 huevos
  • 1 cucharadita de vainilla

Para el betún y el relleno

  • Una tablilla de 150 gramos de chocolate semiamargo
  • 1 taza o 150 gramos de crema para batir
  • 50 gramos de mantequilla (2 cucharadas)

Procedimiento

  1. Hacer el pastel: precalentar el horno a 180°C.
  2. Engrasar un molde y cubrirlo con harina o pan molido. Reservar en el refrigerador.
  3. Calentar el agua y apagar justo antes del hervor. Reservar.
  4. Mezclar los ingredientes secos: la harina, cocoa, el polvo para hornear, bicarbonato y azúcar.
  5. Con ayuda de una batidora, integrar a los secos el aceite, la vainilla y los huevos. Batir hasta que no queden grumos.
  6. Incorporar el agua poco a poco hasta que quede una masa tersa.
  7. Verter en el molde previamente engrasado y enharinado y hornear por 40 minutos o hasta que al clavar un palillo en el centro, salga limpio. Dejar enfriar.
  8. Hacer el betún: en una cacerola pequeña, calentar la crema para batir.
  9. Trocear el chocolate e incorporar a la crema caliente sin dejar de mover hasta que se vuelva una consistencia tersa. Terminar con la mantequilla y dejar que enfríe un poco hasta que tome una consistencia cremosa y espesa.
  10. Montar: una vez frío, cortar por la mitad el pastel con cuidado de no romperlo. Utilizar un cuchillo de sierra y ayudarse de un plato para dar soporte a la mitad de arriba.
  11. Esparcir un poco del betún en el medio para que funja como relleno.
  12. Regresar la mitad superior al pastel y cubrirlo todo con el betún restante.