#RECETA Tronco de Navidad con Nutella
Animal Gourmet

El tronco de Navidad es un postre tradicional de esta temporada que se sirve en muchos países. Este postre se presenta decorado como si fuera un tronco listo para entrar a la chimenea y es por ello que tiene una rica historia llena de simbolismo.

Para los celtas, este postre surgió de la antigua tradición de celebrar el solsticio de invierno. En esta cultura se recuperaba un enorme tronco de árbol  que luego era quemado en el día más corto del año, en forma de agradecimiento por el renacimiento del sol que les había dado calidez y la vida que traería consigo.

Sin embargo, el tronco navideño también tiene orígenes medievales, pues en el siglo XII en la Navidad existía un impuesto feudal llamado derecho del registro, el cual obligaba a los campesinos a llevar un gran trozo de madera al señor feudal. Posteriormente, los campesinos tomaron la tradición de buscar un tronco grande de leña, que decoraban con cintas verdes, sal y a veces era salpicado con aceite y vino. Cuando llegaba la Nochebuena el tronco era arrojado a la chimenea por el más pequeño de la casa mientras se cantaban villancicos y se escuchaban las historias de los abuelos. Las cenizas se guardaban todo el año como amuleto contra los males.

Esta costumbre siguió en Francia en algunas mesas de Navidad en las que se colocaba un tronco rodeado de dulces, postres y manjares para los invitados. Después de la cena también lo arrojaban a la chimenea.

Durante el gobierno de Napoleón, los habitantes de París interrumpieron su tradición porque había muchas enfermedades y se ordenó cerrar todas las chimeneas durante los meses de invierno para evitar que entrara el frío y se propagaran los virus con la circulación del aire.

A raíz de este hecho, en 1898 al pastelero francés Pierre de Lacam se le atribuye la creación del conocido Bûche de Noël o tronco de Navidad, un postre relleno de crema pastelera de chocolate o crema de mantequilla de café, que fue muy bien recibido para endulzar la Navidad y sustituir la tradición de arrojar el tronco de madera a la chimenea.

Fue hasta 1905 que se le dio impulso a la receta de este postre publicada por Josep Fabre en la segunda edición de su libro Dictionnaire universel de cuisine practique.

A continuación te dejamos una deliciosa receta de tronco de Navidad con Nutella. Puedes sustituir la Nutella por tu mermelada favorita o hacer dos versiones de este postre.

#RECETA Tronco de Navidad con Nutella

Ingredientes:

Para el tronco

  • 4 yemas de huevo
  • 125 gramos de azúcar estándar
  • 60 gramos de mantequilla derretida y a temperatura ambiente
  • 100 gramos de harina
  • 4 claras de huevo
  • 1 pizca de sal
  • 1 cucharadita de polvo para hornear
  • Nutella al gusto

Para el betún

  • 150 gramos de chocolate semi-amargo
  • 60 gramos de mantequilla
  • Adornos navideños para pastel (comestibles o de plástico)

Procedimiento

Para el Tronco:

Precalienta el horno a 250° centígrados.

Forra una charola con papel para hornear.

Bate las yemas junto con el azúcar en un tazón grande hasta lograr una consistencia ligera y cremosa. Agrega la mantequilla derretida y la mitad de la harina.

Aparte, bate las claras de huevo a punto de turrón junto con 1 pizca de sal.

Envuelve con cuidado mitad de las claras en la mezcla de yemas. Envuelve el resto de la harina, el polvo para hornear y el resto de las claras.

Vierte la pasta sobre la charola forrada y emparéjala con una espátula formando una capa de 1 centímetro de grueso.

Hornea durante 10 minutos o hasta que se sienta firme al tacto.

Retira el pastel del horno y voltéalo inmediatamente sobre una toalla de cocina húmeda. Unta la Nutella lo más pronto posible, luego enrolla el pastel con la ayuda de la toalla, como si fuera un niño envuelto. Deja enfriar.

Corta una pequeña rebanada (alrededor de 2 centímetros de grueso) de un extremo del pastel. Acomoda a un lado del tronco para simular una rama. Reserva.

Para el Betún:

Derrite el chocolate junto con la mantequilla en una cacerola chicha a fuego moderado.

Deja enfrar un poco y unta este betún sobre el pastel y marca el troco con un tenedor simulando surcos de madera; acomoda los adornos encima. Sirve frío.