Siete frutas mexicanas que están en el olvido y necesitas probar
Animal Gourmet

Habitualmente compramos los mismos vegetales y obedecemos a los hábitos y rutinas que nos establecemos. Naranjas, plátanos, mangos o manzanas nunca faltan pero nuestro país tiene mucho más que ofrecer. Te platicamos de siete frutas mexicanas que además de ser deliciosas ¡las puedes encontrar fácilmente!

Algunas son endémicas de ciertos estados y sus temporadas son muy marcadas. Así es el caso del nanche de Michoacán, sin el cual sus calles no serían las mismas por el colorido que les da.

También podemos pensar en el chicozapote del sureste del país que es delicioso pero no solo se aprovecha como fruta; su tronco es utilizado a nivel local por una cooperativa para producir chicle.

¡Anímate a variarle a las frutas de siempre! Te platicamos de algunas y te damos tips para utilizarlas.

También te puede interesar:

-Chicza, el chicle orgánico que se produce en la selva maya.

-Ocho frutas exóticas que no conocías y puedes encontrar en México.

Zapote negro

Aunque haya blanco e incluso el mamey sea de la misma familia, hay algo que nos encanta del zapote negro. Sí, quizás el color no resulta tan apetitoso pero la textura y el sabor nos enamoran.

Puedes comerlo en postre: mezcla la pulpa con jugo de naranja y tendrás algo refrescante, dulce y con mucho sabor a casa.

Su árbol es uno de los que sirven de sombra en cafetales por lo que se siembran juntos. Oaxaca es el lugar donde se dan los zapotes negros más sabrosos.

Entre sus propiedades nutritivas tiene una gran cantidad de carbohidratos además de vitamina A y C. Entre sus usos tradicionales se encuentra el de diurético y como analgésico natural para el dolor de garganta.

Frutas mexicanas. Zapote negro
Zapote negro. // Foto: Especial.

Chicozapote

Es una fruta carnosa que se produce principalmente en Campeche. Lo más rico es pasear por la ciudad amurallada con una paleta o helado de esta fruta tradicional.

La pulpa es anaranjada y tiene en su interior una o más semillas negras; por fuera es parecido al kiwi y su piel se puede comer por ser muy delgada.

Del árbol de chicozapote se extrae un látex utilizado para fabricar chicle.

Entre sus propiedades nutritivas está la vitamina A y C. Uno de sus beneficios es ayudar a la circulación, de esta manera es benéfico para personas con hipertensión.

Frutas mexicanas, chicozapote
Chicozapote. // Foto: Especial.

Capulín

El capulín es un árbol originario de Canadá que ha extendido su presencia hasta Centroamérica. En su paso por México es conocido también como la cereza negra aunque es un sabor completamente distinto.

Además del fruto carnoso con sabor agridulce la raíz y las hojas también se utilizan como infusión para tratar la tos y los dolores estomacales. Cómetelo solito, un puñito de estas frutas te hará querer más.

En las tradiciones mexicanas no solo se utiliza como alimento, también es utilizado en algunas comunidades como amuleto. 
Los mayores productores en el país son el estado de México, Puebla y Veracruz.

Entre sus propiedades nutritivas destaca la vitamina A, K y complejo B, además de minerales.

Frutas mexicanas, capulín
Capulín o cereza negra. // Foto: Especial.

Nanche

El nanche es un fruto amarillo y pequeño bastante popular en Michoacán que es su principal productor. Guerrero y Nayarit también lo cultivan y entre estos tres estados logran el 73% a nivel nacional.

Mayo, junio y julio son sus mejores meses y no solo se come, su cáscara se utiliza también para crear pigmentos naturales. El árbol y las hojas también se utilizan para tratar malestares estomacales.

Entre sus nutrientes se encuentra una gran cantidad de carbohidratos y fibra además de vitaminas C,K y E.

Frutas mexicanas, nanche
Nanche. // Foto: Érika Choperena

Chirimoya

La chirimoya se puede confundir con la papausa por fuera y con la guanábana por dentro; la diferencia con esta última es la cantidad de semillas que tienen. 

Es una gran opción para refrescarte y quitarte la sed en un día de calor. Aunque el sabor es dulce, tiene unas notas ácidas que le dan personalidad para comerla solita.

Un problemas de esta fruta es que dura poco tiempo fresca y comerse de inmediato cuando se abre. Cuando ya no está buena se nota a simple vista: la pupa se oscurece y la piel se hace fea.

Es una fruta originaria de Perú y en México su principal productor es Michoacán. El estado de Morelos e Hidalgo también son importantes productores.

Tiene muy poca grasa y proteínas pero un alto contenido de azúcares por lo que sus calorías son elevadas. Entre sus nutrientes destaca la glucosa y fructosa en cuanto a carbohidratos, también vitamina C y potasio.

Frutas mexicanas, chirimoya
Chirimoya. // Foto: Especial.

Jinicuil

El jinicuil tiene su origen en América y es una leguminosa en forma de vaina que crece en algunos lugares con la finalidad de dar sombra a los cafetales.

Adentro tiene semillas verdes parecidas a las habas que están rodeadas de pulpa blanca que se consume como fruto, su sabor es dulce. Las semillas también se pueden consumir como botana o para hacer puré.

En México encontramos jinicuil en gran parte del territorio. Los principales estados son Chiapas, Oaxaca, Veracruz, Tabasco, morelos, San Luis Potosí, Guerrero Michoacán y Sinaloa, la mayoría de estados donde se cultiva café.

Al ser una leguminosa podemos encontrar vitaminas del complejo B y una alta cantidad de carbohidratos.

Frutas mexicanas, jinicuil
Jinicuil. // Foto: Especial.

Guaya

La guaya también es conocida como mamoncillo y además de México también la podemos encontrar en Colombia. Es más fácil encontrar en Tabasco, Campeche, Yucatán, Quintana Roo, Chiapas y Veracruz.

Tiene un cáscara verde que no se consume y con su semilla se puede hacer harina. Su pulpa es entre anaranjada y rosa y su sabor es agridulce.

Entre sus nutrientes está una alta cantidad de carbohidratos además de vitamina C. Se puede utilizar para hacer mermeladas o como fruta fresca en una ensalada.