¡No compres de más! Te damos unos tips para no desperdiciar comida
Animal Gourmet

Dominar el arte de comprar suficiente pero no demasiado es algo que sólo se va adquiriendo con el tiempo. Sin embargo, hay algunos tips que puedes aprovechar para no desperdiciar comida.

¿Ya volaste del nido y necesitas orientación para no comprar kilos de productos que terminarán en la basura porque no supiste utilizarlos?

Lo primero que debes saber es que en la cocina todo se aprovecha, así que mientras algo esté fresco, siempre habrá algo que puedas preparar con él.

Deja de alimentarte sólo de cereal en caja y mejor piérdele el miedo al desperdicio de los ingredientes frescos. Aquí te damos algunos trucos

Te puede interesar:

10 habilidades culinarias que debes tener cuando ya eres adulto

Nueve alimentos que más vale no cocinar ¿por qué?

No compres de más, administra mejor

tips para no desperdiciar comida

Si hay algo en lo que tienen razón los economistas es que la administración de los recursos es fundamental.

Cuando se trata de nuestra cartera -y nuestra hambre, de pasada- hay que tener cuidado pues cada cosa echada a perder puede representar un ahorro si calculamos mejor nuestras comidas.

No hay ninguna regla escrita en piedra de cuánto debes comer ni con qué te sacias mejor. Aunque hay modelos nutricionales que orientan como el plato de bien comer, lograrás dominar el arte del aprovechamiento al conocerte a ti mismo, sí, así como decían los antiguos griegos.

1. Observa cuánto comes

tips para no desperdiciar comida

Ten un par de semanas de prueba mientras descubres qué tanto comes. Calcula la cantidad de ingredientes que utilizas para tu jugo detox, por ejemplo. 

Planea tus menús semanalmente contemplando todas las comidas que haces al día, incluso esos pecados de media tarde que no quieres reconocer.

2. Las cantidades de producto que debes comprar

alimentos ultraprocesados soledad barruti

Cuando prepares sopas que utilicen caldillo de jitomate calcula cuatro por cada litro para que te quede un sabor muy concentrado. Con base en esta medida, te recomendamos utilizar 3 variedades distintas de vegetales y usar dos piezas de cada una.

Para el plato fuerte: las proteínas animales son mucho más fáciles de porcionar: Calcula que por cada pechuga de pollo tendrás dos comidas cubiertas; un pescado entero te da dos filetes y ahí ya llevas cuatro días.

El cerdo y la res los puedes pedir en medallones desde la carnicería así que procura no complicarte la vida.

La mayoría de las recetas están formuladas para hacer cuatro porciones. Si sigues alguna y sólo vas a cocinar para ti, divide las cantidades entre este número.

3. El eterno problema de los ingredientes frescos

alimentos orgánicos

Algunas frutas son climatéricas, esto quiere decir que las puedes comprar verdes e irán madurando conforme pasa el tiempo, como el aguacate. 

Hay otras como la piña que detienen su proceso en el momento en el que se cosechan así que no hay forma de anticiparse. A éstos más vale tenerlos en el refri para no desperdiciar comida.

Aunque te parezca irrelevante, la conservación de tus alimentos dependerá completamente de cómo los almacenas. No partas el melón, la papaya o la piña de avanzada pues el contacto con el oxígeno hará que duren menos -aún estando refrigerados-.

Cuando compres leche fresca asegúrate de que sea la cantidad que consumes regularmente. Este producto dura aproximadamente tres días antes de que se vuelva una suspensión desagradable y olorosa.

4. Menos ultraprocesados, más secos

tips para no desperdiciar comida

Por más prácticos que sean y lo mucho que den sabor a nuestras comidas, los concentrados de consomé, endulzantes artificiales y alimentos empaquetados pueden no ser tan saludables a la larga.

Para disminuir este consumo te recomendamos invertir en hierbas de olor secas, duran muchísimo tiempo y sabiéndolas usar pueden mejorar cualquier plato.

En el caso de endulzantes naturales como el azúcar de caña, opta por almacenarlos en un lugar oscuro, seco y en un frasco hermético para no desperdiciar comida.

Chiles secos, jamaica, semillas y todos esos ingredientes que encuentras en los puestos de granos de los mercados se mantienen mejor en envases herméticos y pueden sacarte de un gran apuro pues duran mucho sin descomponerse.