Prohibido el desperdicio de alimentos en la ciudad de México
Animal Gourmet

Basta de desperdiciar alimentos. Por primera vez, el gobierno de la ciudad de México promulga una ley que busca promover, orientar y regular la donación de alimentos y sancionar a quienes tiren o destruyan comida que todavía sea apta para el consumo humano.

La Ley para la Donación Altruista de Alimentos está orientada a que los sectores públicos, sociales y privados trabajen en conjunto para impulsar la donación de alimentos para beneficiar a personas con escasos recursos.

Con esta nueva legislación también se impulsa la creación y el fortalecimiento de los bancos de alimentos y los estímulos a las personas o instituciones que donen comida en buen estado.

Además, se instalará un comedor en la Central de Abasto, donde se prevé repartir mil 800 raciones diarias de comida a quienes lo necesiten. “Ahí está demostrado cómo sí se puede crear un banco de alimentos, cómo lo podemos operar y cómo desde ahí podemos también atender las necesidades de la ciudad de México”, dice el jefe de gobierno Miguel Ángel Mancera.

Para el representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), Fernando Soto Baquero, redistribuir los excedentes de alimentos en buen estado a gente que lo necesita es la mejor opción para tratar y reducir los desperdicios de comida en las ciudades.

“La cantidad de alimentos redistribuidos a organizaciones benéficas siguen siendo una pequeña fracción en el mundo porque hay muchas barreras para que lleguen a quienes lo necesitan. La ley promulgada elimina esas barreras”, dice Soto Baquero.

La Secretaría de Desarrollo Social (Sedeso) de la CDMX será la encargada de aterrizar la política de esta nueva legislación.

Según esta dependencia, pero a nivel federal, en México desperdiciamos el 37% de los alimentos que producimos en todo el país, cantidad que podría alimentar a 70.1 millones de mexicanos que lo necesitan.

El “granito de arena” que la ciudad de México se compromete a aportar es que para 2030 ningún capitalino padezca hambre. Sin embargo, esto no será posible a menos que se potencie la alimentación de quienes más lo necesitan, de acuerdo con el secretario de Desarrollo Social de la CDMX, José Ramón Amieva Gálvez.

La CDMX, ¿una ciudad de huertos?

Además, el pasado jueves 16 de febrero el gobierno de la ciudad de México también firmó un decreto para impulsar la creación y el mantenimiento de huertos urbanos en toda la capital. ¿El objetivo? Mitigar el impacto ambiental y darle seguridad alimentaria a los habitantes de esta urbe.

El gobierno de la CDMX le dará seguimiento al Proyecto Espiga, un sistema alimentario urbano que promete ser el huerto más grande de América Latina con un espacio de 24 mil 300 metros cuadrados en la Ciudad Deportiva Magdalena Mixiuhca.

Con una inversión de 10 millones de pesos, este espacio será destinado al cultivo y producción de alimentos permitiendo fortalecer la seguridad alimentaria de los consumidores y productores.

Por ahora, se planea acompañar a este gigante verde con la instalación de 11 huertos que suponen beneficiar a más de 11 mil personas a través de actividades recreativas, educativas y productivas coordinadas por las Secretarías de Desarrollo Social, Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades y Medio Ambiente.

Esta ola de huertos urbanos impulsa soluciones ecológicas que además de amortiguar los efectos del cambio climático, ofrece estrategias más dinámicas para una alimentación sana y fomente cambios de hábitos más saludables.

Contar con un huerto urbano ahora será un derecho de los habitantes de la ciudad de México. Ojalá la espera no sea larga para que muy pronto puedas solicitar los beneficios gubernamentales para instalar uno fuera de tu casa y quizá donar una parte de tus alimentos recién cosechados a quien lo necesite.