Cómo lavar y desinfectar vegetales dependiendo de su tipo
Animal Gourmet

A veces nos da flojera lavar y desinfectar vegetales que compramos frescos en el mercado pero debemos decirte que hay que hacerlo. Todos, sin excepción.

Según el tipo de vegetal que sea necesitará diferentes tratamientos y sustancias; aquí te explicamos cada grupo. La mayoría sólo puede lavarse con jabón neutro mientras que otros requieren algo un poco más fuerte para garantizar la inocuidad.

La Secretaría de Salud elaboró una norma de sanidad, seguridad e higiene en la que especifica cómo se deben tratar todos los alimentos; aunque esto sólo aplica para restaurantes y empresas de servicios es una gran guía para hacerlo en casa.

Te puede interesar:

¿Sabes cuál es el lugar más sucio de tu cocina? Quizás te sorprenda…

Las bacterias, virus y toxinas que contaminan los alimentos y nos enferman

Los básicos para desinfectar

Seguramente has visto en el supermercado más de una alternativa para desinfectar tus alimentos. Sin embargo, aunque no lo creas, uno de los más eficientes y comunes es el jabón neutro.

Sí. Nada de químicos ni sustancias añadidas; el tema con el jabón neutro es que elimina los brotes y a los microorganismos sin añadir sabores ni cosas raras al producto. El uso más recomendado es con vegetales de hoja.

También se usa yodo, ya que es un antiséptico muy eficaz y popular para ingredientes como las fresas.

El cloro (sí, el que usas para blanquear tu ropa) también es bueno siempre y cuando lo uses en debida proporción y no tenga colorantes ni aditivos.

Con químicos de este tipo te recomendamos que por cada litro de agua que uses para lavar y desinfectar agregues una cucharada (10 mililitros) de producto. Evita que salga peor el remedio que la enfermedad.

Cuando laves al chorro del agua alguna fruta o verdura asegúrate de secarlo bien después de hacerlo; esto prolongará su vida. También es buena idea darle una leída a esta guía de cómo guardarlos para que duren más.

No quites los tallos o rabitos de frutas como chiles o fresas para desinfectarlos, ya que pueden entrar a la pulpa y ahí si, las bacterias no van a sucumbir tan fácil.

Frutas

lavar y desinfectar vegetales

Piensa en las mosquitas que vuelan alrededor de los fruteros. Siempre van a querer -literalmente- comerte el mandado y en el camino dejarán larvas en la cáscara.

Lo que te recomendamos es siempre lavarlas con agua y jabón y cubrir el frutero con una red o manta de cielo para que no regresen.

En el caso de las bayas, lo que conviene es utilizar yodo en una solución con agua y mantenerlas desinfectando por 20 minutos. Sécalas muy bien y después mételas en un refractario para que no se mayuguen.

Las frutas de cáscara dura (melón, sandía, piña) también hay que lavarlas. Jaboncito neutro es suficiente para quitar la tierra y cualquier tripulante que ande por ahí.

Legumbres

lavar y desinfectar vegetales

Todo lo que crezca en una vaina requiere un cuidado un poco menos intensivo y basta con enjuagarlos al chorro del agua. La naturaleza ya nos hizo el favor de protegerlas desde la planta.

Legumbres frescas –chícharos, habas verdes, edamames-, hay que lavarlos al chorro de agua fría.

Para las legumbres secas -garbanzos, frijoles, lentejas-, te recomendamos primero extenderlos en un una mesa y checar que no tengan piedras. Después, déjalas remojar por toda una noche en agua para que se cuezan más rápido.

Hortalizas

lavar y desinfectar vegetales

Vegetales de hoja como lechugas, col, espinacas, arúgula y apio son lugares ideales para una colonia de insectos y además suelen traer mucha tierra.

Lo primero que debes hacer es lavarlos en agua fría y después desinfectarlas con jabón neutro, yodo o cloro.

Otro tip es que todos estos ingredientes debes envolverlos en una servilleta húmeda y plástico en el refrigerador para que no se quemen con el frío.

Las hierbas de olor frescas, quelites y flores comestibles también deben desinfectarse. Recuerda secarlas muy bien después de hacerlo para que no se marchiten.

Otros vegetales

lavar y desinfectar vegetales

Cuando hablamos de tubérculos o raíces como la papa, el jengibre, betabel o zanahoria, el principal enemigo es la tierra. Para esto hay que lavar muy bien y tallar con un estropajo para no comerlos contaminados.

Si se te antojan calabacitas, jitomates, pimientos, pepinos, brócoli o chayote, basta con lavarlos con jabón neutro o cloro. Aguas, porque algunos pueden dañarse si los tallas de más.

Cuando vayas a hacer una salsa con chiles secos, lo lógico es que los hidrates con agua hirviendo. A éstos no hay que lavarlos ya que la temperatura hará de las suyas y matará cualquier bicho.

Ahora sí, ¡a cocinar con ellas!