El chorizo verde: sus ingredientes y cómo aprovecharlo mejor
Animal Gourmet

Los chiles en nogada y la cocina del mes patrio

Ir al especial

Uno de los productos más especiales de la cocina toluqueña es el famoso chorizo; sin embargo, no es como el tradicional color rojo, es verde. ¿Cómo obtiene ese color? ¿cuáles son las mejores formas para comerlo?

No, no es colorante, es una mezcla de chiles y hierbas aromáticas que además, lo hacen delicioso. A diferencia de la longaniza y el chorizo tradicional, este toma lo mejor de los ingredientes mexicanos y tiene unas características muy especiales.

Como cualquier embutido, el ingrediente principal es carne y grasa animal. Puede ser sólo res o puerco, pero también una combinación de ambas.

Te puede interesar:

Las semejanzas y diferencias entre chorizo, chistorra y longaniza

¿Prosciutto, serrano o ibérico? Los distintos tipos de jamón y cómo distinguirlos

Cómo se hace el chorizo verde

chorizo verde

Para tener un buen embutido se necesitan cuatro cosas básicas: tripa, carne, sazonadores y tiempo.

Se le llama tripa al intestino delgado de cerdos que se utiliza como empaque del chorizo. En muchos casos ya se utiliza plástico, sin embargo, la ventaja del primero es que no hace falta pelarlo y lo hace comestible en su totalidad.

La carne debe ser molida y preferentemente de cerdo aunque algunas personas le agregan algo de res. Lo que sí es absolutamente necesario es que tenga un porcentaje de grasa alto para que se conserve mejor y tenga buen sabor.

La receta del sazón varía de carnicero a carnicero. Hay algunos ingredientes constantes como el cilantro, el chile serrano y el tomatillo. Como valores agregados hay quien lo prepara con orégano, espinaca, pepita de calabaza, poblanos, cebolla y ajo.

Como todo chorizo, se embute en la tripa sin dejar pasar aire y en porciones pequeñas divididas por un nudo o bien, hilo de cocina. Para que dure más tiempo se puede dejar secar al aire libre o mantenerse en refrigeración.

Las mejores formas de disfrutarlo

Si ves chorizo verde en tu caminar por la vida, te recomendamos que no lo dejes pasar, pues es uno de esos productos que -a menos de que vivas en Toluca- no encuentras tan fácilmente.

Una manera de aprovecharlo y sacar lo mejor de su sabor es freírlo en un sartén con cebolla picada y ponerlo sobre un tlacoyo. Corona con crema ácida, salsa verde cruda y disfruta la entrada al paraíso terrenal.

Para darle una vuelta a los guisados de siempre, puedes preparar las tradicionales papas con chorizo pero en verde. Agrega también rajas de poblano y la combinación será sobresaliente.

¿Qué te parece una sopita de lentejas en verde? En lugar de cocinarlas con caldillo de jitomate y longaniza utiliza tomatillo y chorizo de Toluca. La combinación, aunque más ácida, es espectacular.

Para cosas más sencillas pero igual de ricas, agrégalo a tu huevo revuelto y mételo en un bolillo para hacer un desayuno de campeones.

Siguiendo la línea de ‘menos es más’, una de las mejores formas de comerlo es frito dentro de una tortilla con salsa y una rebanada de aguacate. ¡Increíble!