drag_handle

10 trucos para preparar pasta perfecta en casa

Por Paloma García

No se necesita ser un experto para preparar pasta, definitivamente es de las cosas más fáciles de hacer. Lo que no sabías es que ese sobrecito que estás por preparar puede ser mucho más rico de lo que crees con algunos trucos.

No cocerla de más pero tampoco pasarse; que si se escurre y enjuaga; cómo hacer que la salsa sea increíble… Mitos urbanos hay millones para cocinar, sin embargo, no todos son absoluta verdad.

Si te has preguntado cómo es que los restaurantes logran hacer maravillas con exactamente el mismo producto que tú tienes en la alacena, la respuesta está en estos tips.

Los detalles al preparar pasta

Nunca es demasiada agua ni tampoco sal

La regla general para preparar pasta es utilizar un litro de agua por cada 100 gramos. Sin embargo, si te pasas un poco tampoco será el fin del mundo. Para la sal, utiliza 1,5 gramos (es decir, una pizca) por la misma proporción.

Recuerda que la pasta absorbe el agua de cocción con todo y sus sabores, así que no escatimes en la sal. 

Sustituye el agua por vino

maridaje de chiles en nogada

La mejor idea es maridar los chiles en nogada con vino blanco.

Si vas a utilizar tres litros de líquido para cocer tu pasta, es una buena idea sustituir uno de ellos por vino. ¡Preparar pasta borracha es una gran idea para complementar los sabores de la salsa!

Si vas a acudir a la maravillosa opción de la salsa de tomate o se te antoja una boloñesa te recomendamos hacerlo con vino tinto joven.

Por otro lado, si se te antoja algo tipo fettuccine Alfredo o algo a los cuatro quesos, mejor opta por un vino blanco.

Espera al hervor

preparar pasta

Toma su tiempo que el agua hierva, lo sabemos. Pero si metes la pasta antes de que suceda, sólo conseguirás una textura guanga y una probabilidad bajísima de que quede en el punto perfecto.

¡Múevela!

Algo que debes saber es que la pasta tiene mucho almidón, el cuál puede causar que se apelmace o tome una consistencia horrible si te pasas de cocción o la mantienes inmóvil.

En el momento en el que comience a tener flexibilidad y esté completamente sumergida, ayúdate de una palita de madera para evitar que se pegue al fondo de la olla.

Sácala ‘al dente’

Esta expresión se refiere a una pasta que no está completamente cocida y esto le da una textura especial; evitará que se rompa con facilidad y además permitirá que la salsa se absorba mejor.

Para verificar que está al dente sólo basta con sacar una y partirla por la mitad. El corazón de la pasta debe tener un punto blanco pequeñísimo y ya ser flexible.

Escurre pero no enjuagues

preparar pasta

Cuando ya esté lista, toma un colador y sácala con cuidado. Muchas personas apelan a pasarla por agua fría para cortar la cocción, pero no es necesario y además perderá más almidón, el cual le va a ayudar a la textura de la salsa.

Deja que se entibie ambiente moviendo con una espátula para que no se pegue.

Guarda un poco del agua de cocción

preparar pasta

El mejor secreto de cualquier salsa perfecta es el agua donde se coció la pasta. ¿Por qué? Los almidones que soltó, así como los sabores del fondo pueden complementarla perfectamente bien y darle textura.

No es necesario que guardes todo el líquido, con una taza es suficiente para sacarte del apuro.

El truco para que no se pegue: la mantequilla

¡No lo tires! Te decimos qué hacer con el vino que sobra

¡Hora de terminar la tarea! El mejor secreto para que la pasta no se apelmace al mezclarla con la salsa es poner un poco de mantequilla o aceite de oliva antes de aliñarla. 

Si te pasaste de cocción y no quedó al dente, este paso es importante para que preparar pasta no se haya vuelto más bien una receta de puré.

De salsas y aliños

frutas con más proteína

La pasta absorberá la salsa, por lo que te recomendamos que sea lo suficientemente líquida como para que esto suceda bien. ¡Cuidado! Tampoco la dejes muy aguada pues entonces no se impregnará correctamente.

En este paso entra el agua de cocción. Si notas la salsa muy espesa, agrega chorrito a chorrito hasta que tome la consistencia que quieres.

Para salsas cremosas siempre añade un poco de leche cuando estés a punto de servir. Nunca permitas que hierva pues se corta y toma una textura horrible.

Si estás en búsqueda de algo sencillo pero delicioso prueba aliñar tu pasta con mantequilla derretida y jugo de limón. Si a esto le agregas unos chícharos tu pasta quedará como de restaurante de estrellas Michelin.

El secreto final: el queso

preparar pasta

No hay buen plato de pasta que no lleve como corona al rey de los quesos: el Parmigiano Reggiano. Sí, sabemos que es caro así que cualquier otra opción madura o semi madura funcionará para dar sabor y el toque que le faltaba.