#Receta: Ajiaco colombiano, nostalgia por la patria - Animal Gourmet
Animal Gourmet

¿Qué tal cuando se hace agua la boca, y en algunos casos, al mismo tiempo se hacen agua los ojos? Combinación extraña pero frecuente cuando uno se encuentra lejos de su país.

La memoria gustativa empieza a funcionar y comienza a mezclarse la nostalgia con los recuerdos del paladar cuando se vive lejos de “la tierra”, para los colombianos de “la tierrita”. (Qué decir de la sapiencia de los mexicanos que siempre emigramos con nuestra comida a cuestas para evitar en casos graves tanta añoranza).

…los mexicanos que siempre emigramos con nuestra comida a cuestas

Los siempre salseros colombianos, en el estricto sentido figurativo, esos salseros alegres, bailadores, los de la salsa rumbera, la que pica el alma de otra forma, la que se baila, en algunas ocasiones los he visto postrados en la melancolía por los Andes y suspirar por un ajiaco santafereño cuando están lejos  de su patria.

Esta deliciosa sopa, que viene de Santa Fe de Bogotá, de ahí su nombre “Ajiaco santafereño”, plato montañero para climas fríos y húmedos, es una sopa de papa con pollo, elote y alcaparras cuyo secreto radica en la mezcla de papas que sólo se consiguen en tierras cercanas a la línea ecuatorial. Obviamente el toque más nacional en el ajiaco santafereño es la yerba, tan común en Colombia, la que le da el verdadero acento a patria, la guasca.

La guasca es la que le pone el sabor colombiano al ajiaco santafereño; la puedes encontrar en el mercado de medellín, en la colonia Roma. // Foto: Especial.
La guasca es la que le pone el sabor colombiano al ajiaco santafereño; la puedes encontrar en el mercado de medellín, en la colonia Roma. // Foto: Especial.

En México podemos encontrar la papa criolla en el mercado de Medellín del Distrito Federal, en donde se encuentran increíbles productos de Sudamérica así como  la guasca deshidratada.

Devolver la alegría a través de los olores, de los sabores y del humeante calorcito de una sopa casera y dominguera que recuerda al hogar, es cosa simple.

Ingredientes (6 personas)

OJO: En caso de no conseguir las variedades de papa sabanera y pastusa, sugerimos sustituirlo por papa blanca y papa cambray.

2 kilos de pechugas de pollo

1/2 kilo de papa sabanera

1/2 kilo de papa pastusa

1 kilo de papa criolla

4 elotes

Sal al gusto

Un manojo de guasca

Alcaparras y crema para acompañar

Preparación

1.  Se cortan los elotes en trozos grandes y se ponen en una olla con dos litros de agua a cocer.

2. Se pelan las papas sabaneras y pastosas y se ponen a cocer con lo anterior

3. Se le retira la piel de las pechugas de pollo y añaden a la cocción.

4. Se lavan muy bien las papas criollas y se parten en dos para ponerlas a cocer con todo lo demás.

5.  Cuando el pollo este cocido se retira y se desmenuza.

6. Se baja la temperatura a fuego medio dejando que el contenido de la olla se espese. Las papas deben irse desintegrando poco a poco y, a algunos nos parece práctico sacar un poco de ellas y licuarlas con consomé de pollo para agilizar el proceso. La sopa debe tener la consistencia de cualquier sopa de verduras molida, con algunos tropezones de papa por ahí.

7.  Se le agrega nuevamente el pollo, la sal al gusto y la guasca deshidratada.

8. Se sirve muy caliente acompañado de las alcaparras y la crema y el puro estilo Coyoacán le ha agregado el toque mexicano magistral: aguacate en cubitos a gusto del comensal.