Fornería del Becco: pizzas y pastas al más puro estilo Nápoles
Animal Gourmet

Entre paredes con leña y un horno de piedra donde se cocinan las más increíbles delicias italianas, Fornería del Becco espera para recibirte y darte un abrazo gastronómico con sus pizzas, pastas y especialidades napolitanas.

Ya los conoces de su popular restaurante en Reforma; también en la cantina del mismo nombre en Polanco. Si de plano te suena pero no lo reconoces, quizás hayas escuchado del de Santa Fe.

El grupo Becco se expandió hace un año y abrió sus puertas a una opción mucho más familiar, accesible y acogedora en Artz Pedregal; aquí la cocina abierta, el horno en pleno salón y los maestros de la pasta son los protagonistas de la escena.

Te puede interesar:

Cómo hacer pasta fresca en casa y una receta

La pizza napolitana ya es patrimonio inmaterial de la humanidad

La casa de la pizza tradicional, Fornería del Becco

Cuando un restaurante deja ver la forma en la que se preparan los alimentos, se crea una especie de vínculo que nos permite, como comensales, vivir la comida desde otra perspectiva.

Ser testigo de que cada ingrediente cuenta y ver cómo el cocinero transforma cosas simples en obras de arte es espectacular. Si hace falta creerlo, basta cruzar las puertas de la Fornería del Becco para entender de lo que hablamos.

Fornería significa horno en italiano y es éste el epicentro del restaurante. Un lugar cálido, donde la gente llega a tener lo mejor de la cocina mediterránea.

Fornería del Becco
Foto: Cortesía Fornería del Becco

Los pizzaiolos trabajan con mucha dedicación, estiran la masa desde el centro y hasta los bordes. La cocción es rápida, igual que la magia.

Fabio Libbra llegó hace 25 años nada más ni nada menos que de Nápoles y nadie le cuenta cómo debe ser una pizza auténtica bien hecha. Él lidera todo el restaurante y bajo sus ojos la comida de su tierra toma un nuevo significado.

También puedes ver perfectamente bien a quienes, a base de harina, huevo y sal, moldean lo que se convertirá en largos fetuccines o en increíbles ravioles -entre muchas otras variedades de pasta-.

El secreto es la harina. Utilizamos una que es italiana que nos da los mejores resultados. El trigo está molido de forma que no se pulveriza el grano, lo que crea masas mucho mejores.

Fabio Libbra

La pizza margarita es una obra de arte magistral. Una fermentación lenta -de más de 16 horas- hace una masa ligera y de fácil digestión que además es increíblemente deliciosa.

Fornería del Becco
Foto: Cortesía Fornería del Becco

La salsa está en el punto exacto para que acompañe sin ensombrecer a la mozzarella gratinada que se pone encima. Y para coronar, una de las reinas de las hierbas de olor del Mediterráneo: albahaca.

No sólo de pizzas vive el hombre…

Un día fresco amerita un buen trago para la hora de la botana. Aunque sabemos que entre tus favoritos está el Aperol Spritz, Fornería del Becco se arriesgó con un coctel que es similar pero más rico.

Limoncello y Prosecco nunca se habían llevado tan bien como ahora. Viene servido en una copa con unas rodajas de naranja y limón amarillo que lo perfuman armoniosamente.

Foto: Paloma García Castillejos

Hay platillos que conectan con nuestra infancia o con la sazón de casa. Quizás te suceda cuando percibes el aroma de la salsa de tomate o de algún estofado de esos que apapachan el corazón.

Exactamente este sentimiento de agasajo sucede con las albóndigas de Fornería del Becco que identificarás como polpetta en el menú. Se preparan con carne de res y de cerdo que cuecen lentamente dentro de una reducción de jitomate con especias.

Foto: Cortesía Fornería del Becco

Si ya viste cómo están trabajando dedicadamente en preparar cada porción de pasta de forma artesanal, sería un crimen que la dejaras pasar. Específicamente, los gnoccis se diferencian de cualquier otro por su intenso sabor a papa, lo que delata una receta buena y de auténtica casa italiana.

La salsa es de queso asiago, una variedad producida en la región de Véneto, en el norte de la bota. Es de vaca y tiene un tiempo de maduración de ocho meses, lo que te habla de sabores intensos pero dóciles.

gnoccis de Fornería del Becco

Para terminar, cierra con broche de oro. En la cocina francesa los conocen como profiteroles y pero en Italia les llaman beignets a esa pasta choux -idéntica a la de los eclairs- que viene rellena de crema chantilly o pastelera.

Recuerda que aquí todo está hecho en casa, por lo que los rellenos son una grata sorpresa. El sabor es natural, la textura, muy ligera. Excelentes para acompañar un buen espresso preparado, evidentemente, a la italiana.

profiteroles

Fornería del Becco

Dirección: Periférico Sur #3720 col. Jardines del Pedregal. Interior de Artz Pedregal.

Instagram: @forneriadelbecco