drag_handle

Chicharrones preparados, la mejor botana del Centro Histórico

Por Érika Choperena

Te tenemos una adivinanza: ¿qué comida callejera tiene sabores ácidos, dulces y salados pero también es un juego de texturas en la boca; crujiente y suave, picoso y lleno de color? Es difícil resistirse a verlos y no sucumbir a su encanto, se engalana con verdura, crema y hasta cueritos. ¡Claro! Estamos hablando de los chicharrones preparados.

Esta botana es un clásico de la Ciudad de México y alrededores, hace un par de décadas era un imperdible afuera de las escuelas o en las tienditas de colonias populares; por fortuna, hace unos meses resurgió en las calles del Centro Histórico.

Ya los extrañábamos y las llamativas filas son testigo de ello. Se puede pasar hasta media hora formado con más de 50 personas delante para poder saborearlos.

Chicharrones preparados y cueritos

Esta botana tan folclórica de las calles de México es una fiesta de creatividad en sus ingredientes. El primero es la base que es un chicharrón hecho de harina. Por lo general ya aparece listo para coronarse, pero se puede comprar en pasta y freír, en menos de 15 segundos estará listo.

Para preparar la masa se necesitan cuatro ingredientes: harina de trigo, sal, polvo para hornear y agua. Esta base simula a un chicharrón de cerdo, al que se le embarra crema ácida en toda la superficie.

Luego siguen los cueritos de cerdo encurtidos que básicamente son el alma a los chicharrones preparados. Con una consistencia similar a la de pata de res. y los toques ácidos del vinagre, hacen magia cuando contrastan en una capa sobre la base crujiente.

Encima puede coronar lo que más te guste: col, jitomate y hasta el preciado aguacate. Para dar la sazón final se agrega sal, limón y chile en polvo o salsa.

En otros estados también existen aunque con algunas variaciones. En Sinaloa los podemos encontrar como chimichanga y lleva lechuga, zanahoria, salchicha, queso y limón.

En Chiapas se sustituye la crema por mayonesa, se agrega queso fresco, granos de elote y zanahoria.

chicharrones preparados

La casa del chicharrón. // Foto: Carlo Echegoyen.

Los del Centro Histórico son los consentidos

Si ya se te hizo agua la boca y vives en la Ciudad de México o estás de visita, es momento de que te lances al Centro Histórico. Hay tres puntos donde seguro te encantará probar esta combinación acidita, crujiente y muy colorida.

chicharrones preparados

La casa del chicharrón. // Foto: Carlo Echegoyen.

20 de noviembre

Sobre la avenida 20 de noviembre casi esquina con Venustiano Carranza verás La casa del chicharrón. Cecilia y Christopher colocan una mesa con todos los ingredientes listos para prepararlos a tu gusto.

Tenemos que ser sinceros: gran parte del día hay una fila de al menos 30 personas, lo bueno es que los encargados ajustaron lo necesario para que avance rápido. 

Tal vez te preguntes qué hace especial a este negocio y son dos cosas. La primera es que ofrecen algunos ingredientes que no encontrarás en otro lugar como la piña y el pepino.

La segunda son los precios; este increíble tentempié cuesta 30 pesos completo y 20 pesos la mitad. 

Venustiano Carranza

Si no tienes tiempo de esperar toda esa fila te dejaremos un pequeño secreto. Sobre la calle Venustiano Carranza, unos pasos antes de llegar a la avenida Pino Suárez, una señora con una pequeña mesa te salva del antojo.

Aquí los preparan como los de La casa del chicharrón, sin embargo, tener menos espacio también significa tener menos cantidad de cada ingrediente. Te recomendamos ir temprano.

5 de febrero

Sobre la calle 5 de febrero y casi esquina República del Salvador, frente a la farmacia París está un local que también reconocerás porque poco a poco ha ganado fama y ya tiene una fila casi tan larga como la de La Casa del Chicharrón.

Este lugar es especial por sus salsas y picantes. Tienen varias opciones pero una de las más especiales y que no te debes perder es la de mango que combinada con los demás ingredientes hacen una combinación única.