Los platillos que no deben faltar en la cena de Acción de Gracias
Animal Gourmet

Siempre hay algo que agradecer y la cena de Acción de Gracias es un gran momento para hacerlo. Aunque no es una tradición mexicana, tomar costumbres de otras culturas nos hace aprender y empatizar; más aún cuando hay comida rica de por medio.

Como en todas las celebraciones, el Thanksgiving es una noche en la que hay platillos típicos. La mayoría son mezclas dulces y saladas con aromas especiados que dan esa sensación de que el otoño está en su apogeo.

¿Por qué los estadounidenses se adelantan al pavo? ¿De qué lo rellenan? ¿Por qué es tan importante el uso de las especias? Te platicamos todo lo que quisiste saber de la cena de acción de gracias.

Te puede interesar:

La historia de la tradicional cena de acción de gracias

¡Noche para agradecer! Lugares para celebrar la cena de Thanksgiving

¿Por qué la cena de Acción de Gracias?

Para empezar por donde toca, es bueno saber de dónde viene esta tradición de dar gracias. Resulta que en 1621, los peregrinos ingleses invitaron a los indios autóctonos de Plymouth (hoy Massachusetts) a celebrar la cosecha de otoño.

La idea era agradecerles su ayuda pues sin ellos, el trabajo no hubiera sido posible. Esta cena trascendió en la historia como un momento en el que independientemente de la raza, las personas se sentaron en paz a compartir la mesa.

Un dato curioso es que la cena de Acción de Gracias tal y como la conocemos hoy tiene sus raíces en este evento, sin embargo se comenzó a hacer tradición hasta el siglo 19.

Los invitados principales

Pavo Relleno

cena de acción de gracias

Conforme a las crónicas de los ingleses, el típico pavo doradito, con corteza crujiente y relleno no era un invitado de honor en la primera cena de Acción de Gracias. 

El motivo por el cual apareció en las mesas estadounidenses el tercer jueves de noviembre fue porque en esas mismas crónicas se habla de la cacería de este animal que es endémico de la región.

Cada familia tiene sus secretos para prepararlo al gusto (y aquí hay unos consejos de Yuri de Gortari por si estás ensayando para Navidad), sin embargo, hay varias cosas en común:

  • El pavo se hornea por horas y el secreto de la perfección es lograr que la piel quede dorada y la carne, muy jugosa.
  • Tradicionalmente se rellena con pan duro, cebolla, apio, perejil, romero, salvia, mantequilla y fondo de pavo. También se puede recurrir a la versión carnívora con cerdo, res, frutos secos, arándanos y arroz salvaje.

Puré de camote

Entre los vegetales que cosecharon aquellos indios nativos de 1621 habían varias raíces y tubérculos entre los cuales se quedó como favorito el camote hecho puré.

Generalmente es la guarnición del pavo; se prepara con jugo de naranja y un poco de canela para dar un sabor aún más otoñal. Para que quede espectacular, te tenemos algunas recomendaciones:

  • El camote se cuece en leche, esto para que adquiera una textura cremosa, se rompan más fácil las fibras y adquiera ese saborsito lácteo que nos encanta.
  • Una vez que esté triturado el camote, se debe agregar jugo de naranja y mantequilla para ligar. Un combo ganador es coronarlo con un malvavisco y darle una horneada para que gratine.

Puré de papa

¿De verdad existirá alguien a quien no le gusten las papas? Verdaderamente lo dudamos. Como una alternativa al puré de camote, prepararlo con papa hace un plato menos dulce y más universal para acompañar al pavo.

Este tubérculo también formaba parte de los productos cultivados en Plymouth cuando sucedió la primera cena de Acción de Gracias, motivo por el cual decidieron hacerlo rendir y mantenerlo hasta el día de hoy en un delicioso puré.

¿Quieres algunos secretos para prepararlo como los mismísimos dioses? ¡Bingo! Te tenemos lo que estás buscando.

Elote amarillo

cena de acción de gracias

La variedad de maíz que se cultiva en el norte de Estados Unidos y Canadá es amarillo, bastante más dulce del que acostumbramos en Mesoamérica.

Para la cena de Acción de Gracias lo cocinan desgranado y salteado con mantequilla; posteriormente se agrega crema, queso y harina para ligar.

Imagínate una especie de risotto preparado con granitos de elote dulce. Suena interesante ¿no?

También existe la opción de prepararlo a la parrilla con un poquito de sal. Igual de delicioso.

Ejotes salteados

¿Quién dijo que las verduras eran aburridas? Una de las guarniciones que no pueden faltar en la cena de Acción de Gracias son ejotitos que primero se blanquean y después se ponen al fuego con tocino, almendras fileteadas y queso.

¡Listo! La dosis de verdura diaria está completa para esta celebración.

Jalea de arándanos

Esta sí se sirvió en el primer Día de Acción de Gracias y aún hoy se hace. Parte de una baya ácida que los colonizadores encontraban en forma silvestre al que originalmente le llamaban “craneberry” debido a la forma de la flor similar a la cabeza y cuello de una garza.

Se trata de una conserva de esta fruta la cual se cocina en azúcar. Es una alternativa al tradicional gravy para darle al pavo un toque dulce y otoñal.

Pay de calabaza

pay de calabaza pumpkin pie

Aprovechando a la cucurbitácea de la estación, la calabaza está presente en las mesas estadounidenses y canadienses desde octubre. Y es que es el vegetal perfecto para acompañar especiado con la combinación pumpkin spice, galletas, postres e incluso en bebidas, se vuelve el sabor de la temporada.

Junto con el de nuez -aunque este un poco menos popular- el pay de calabaza es el postre por excelencia de la cena de Acción de Gracias. Para esta o cualquier otra ocasión, mira la receta que hicimos para ti

¡Todavía estás a tiempo de entrarle a la tradición del Thanksgiving!