drag_handle

Diez ciudades para comer rico en México y pasear este 2020

Por Paloma García

Si tu propósito de año nuevo fue viajar más y consentirte sin culpa, ¡estás de suerte! Son muchas la ciudades para comer rico y que apuestan por la gastronomía como uno de sus atractivos principales este año.

En esta tendencia, México lleva las de ganar. Además de que nadie le hace el feo a unos buenos taquitos, hay especialidades de todas las regiones del país esperando a que vayas y las pruebes.

Ya sea que quieras hacer una excursión de un día o hacer toda una ruta de sabores, hay algunos imperdibles y otras joyas por descubrir.

Ciudades para comer rico y armarse un viaje

Hermosillo, Sonora

ciudades para comer rico

Foto: Paloma García Castillejos

Para nadie es un secreto que la carne de Sonora es de las mejores de México y Hermosillo se pinta solo para hacer una gastronomía increíble.

Una de las ventajas de esta ciudad es que está cerca del puerto de Guaymas, donde se pescan camarones gigantes y maravillosos pargos que cocinan en hojas de plátano.

¿Quién le hace el feo a unos frijoles maneados, de esos que combinan perfectamente con quesito en una tortilla sobaquera? 

Aunque no lo creas, los burritos sí son populares en lugares auténticamente mexicanos y podemos decirte que los de Hermosillo son imperdibles. Pídelo de machaca y ponle frijoles… ¡Qué delicia! 

Si andas buscando dónde comer, aquí te damos algunas pistas.

Oaxaca, Oax.

ciudades para comer

Si no has ido a Oaxaca de verdad no tienes idea de toda la fiesta de sabores que te has perdido. Es una ciudad en la que siempre pasan cosas fantásticas y generalmente tienen buena comida involucrada.

No se te olvide darte una vuelta por el Mercado Benito Juárez, ahí puedes probar las mejores tlayudas de la ciudad. Se trata de tortillas gigantes cubiertas con asiento, tasajo, chapulines y demás delicias.

Para desayunar nos encanta el pasillo de humo del mercado 20 de noviembre donde el tasajo y el chorizo son las estrellas. 

¿Mole? Las opciones son incontables. Nuestros favoritos son los de Las Quince Letras, Casa Oaxaca y Paco’s. Si lo que buscas son propuestas vanguardistas no te pierdas Criollo o Pitiona.

Es un lugar donde faltan los días para probar todo lo que se te antoje, así que te recomendamos que le des un vistazo a nuestras sugerencias para que elijas lo más rico.

Mazatlán, Sinaloa

el coctelito de katán

Foto: Alejandro Ponce

Al ritmo de música de banda y buen humor, pasear por Mazatlán es una delicia. Ya sea a pie o en una pulmonía, recorre el malecón en búsqueda de comida rica para disfrutar tus vacaciones.

No podemos pensar en Sinaloa sin ceviches y aguachiles. Los más ricos están en el malecón y los preparan con camarones, chiltepín, pepino y cebolla morada.

Si eres carnívoro, te recomendamos unos burritos de chilorio, que es la especialidad sinaloense de carne deshebrada.

Acompáñalo con un refresco de vainilla, también muy popular del estado.

En Sinaloa son muy buenos para el borrego asado. En las carreteras puedes encontrar puestos con esta especialidad que te van a llamar la atención desde que percibes el aroma a leña. Las paradas a comer un par de taquitos son casi una obligación.

Ensenada, Baja California

ciudades para comer

Taco Ensenada.

Baja California está en su mejor momento gastronómico. Hay buen vino, excelente chela, producto de mar fresco, restaurantes increíbles y comida callejera que te dejará sin habla.

Las tostadas de ceviche de La Guerrerense en Ensenada son quizás, las especialidades callejeras mexicanas más famosas del mundo. Esto porque además de su increíble sabor, han recibido personalidades que las aclaman y promueven como Anthony Bourdain.

Ostiones, almejas chocolatas, más mariscos y cocteles te esperan por las calles de Ensenada. Le preguntamos a cuatro expertos ensenadenses de dónde comer buenos mariscos callejeros y muchos coinciden con los Mariscos el Güero.

Si encuentras el típico taco de pescado estilo Ensenada ¡no lo dudes! Tortilla de maíz, pescado rebosado, col, mayonesa y chipotle.

Monterrey, Nuevo León

Para 2020 tenemos los ojos puestos en una ciudad cosmopolita y muy grande del país. Monterrey se lució con varias aperturas de restaurantes que prometen poner la comida regia por los cielos.

Todo comenzó con figuras como Guillermo González Beristain y su legendario Pangea; hoy la gastronomía contemporánea inunda las calles de San Pedro Garza y cada fin de semana aparece el glorioso aroma a carbón de la carnita asada.

También es una ciudad de buena chela. Muchos son los proyectos de cerveceros independientes que la han sabido romper en la industria y ofrecer bebidas refrescantes y con mucha personalidad.

¡Arriba el cabrito! Definitivamente es un imperdible para poner en un taco y armarla en grande con los amigos.

Pátzcuaro, Michoacán

ciudades para comer rico

Foto: http://www.patzcuaro.com

El estado que se enorgullece de preparar los suculentos tacos de carnitas no podía faltar en esta lista. Pero no se trata sólo de este homenaje al cerdo, sino de toda la tradición purépecha de la región de Pátzcuaro.

Corundas, uchepos y toda suerte de tamales son imperdibles cuando pises territorios michoacanos. No te puedes perder la visita a la isla de Janitzio y merodear por los puestos de garnachas que  venden desde charales hasta curados de pulque. Tip ganador: en día de muertos se pone más bonito que nunca.

Xico, Veracruz

Encuentro de Cocineras Tradicionales de Oaxaca: un puente entre lo clásico y lo novedoso

Si además de comer bien te gusta hacer turismo de aventuras, Veracruz es un estado que debes tachar de tu lista de pendientes este año. ¡Y es que tiene de todo! Desde visitas a campos cafetaleros hasta actividades extremas como rápidos y rappel.

El platillo estrella de la región es el mole xiqueño, el cual se prepara principalmente en las bodas y tiene la peculiaridad de ser un poco más dulce que otras variedades.

¡Esta es tierra fértil! Aprovecha todas las frutas que se cultivan en la región y no dejes de visitar Coatepec si el café es lo tuyo.

Atlixco, Puebla

Esta es una de las joyas para excursiones del maravilloso estado de Puebla. Vas a reconocer su esplendor tan pronto llegues pues sus calles tranquilas, su estilo colonial y su maravilloso patrimonio gastronómico es incomparable.

Tiene ese encanto de la cocina tradicional poblana. Puedes encontrar moles increíbles y también lugares donde hay propuestas más vanguardistas o lugares para echar fiesta.

Si vas en invierno es un espectáculo de luces y no hace tanto frío como en otros lugares, así que es perfecto para una escapada de fin de semana.

Taxco, Guerrero

ciudades para comer

La tierra del pozole, de los jumiles y muy cerquita de donde se prepara una de las cecinas más populares de México también es un increíble lugar para ir a callejonear y escaparse del caos un fin de semana.

Taxco es conocido por la producción de accesorios de plata y su espectacular basílica dedicada a Santa Prisca. Lo que muchos no saben es que es el punto intermedio perfecto donde se encuentran especialidades de todo Guerrero y Morelos.

¡No te pierdas el mole rosa! Los ingredientes que le dan el color son el piñón, la granada y el betabel; el toque picoso proviene del chile chipotle y el dulce se logra con chocolate blanco.

Otra opción es el chito, que es una preparación muy parecida a la barbacoa de borrego hidalguense pero elaborada con carne de chivo. Pídela con consomé y tortillitas recién hechas.

Bernal, Querétaro

 

ciudades para comer

Foto: Paloma García Castillejos

Toda la región que rodea a la peña de Bernal ha tenido una explosión con respecto al turismo gastronómico en los últimos años. Y no sólo es por los viñedos que dan vida al valle de Ezequiel Montes, sino también su magnífica producción quesera y el patrimonio que hay camino a las misiones de la Sierra Gorda de Querétaro.

En Bernal puedes disfrutar de garnacha indiscriminadamente. Justo al lado de la Parroquia hay un puesto de tlacoyos preparados con masa azul que no te puedes perder; otra opción son las gorditas y quesadillas que se sacan un diez.

En esta zona la barbacoa se hace con carne de res y se sirve en tortillas que pintan de colores con pigmentos naturales. ¡No te sorprendas de ver un taquito rosa o morado!